viernes, 30 de mayo de 2008

"Las once mil vergas" de Guillaume Apollinaire


Al llegar ante la puerta del viceconsulado de Servia, Mony orinó copiosamente contra la fachada, luego llamó. Un albanés vestido con unas enagüillas blancas vino a abrirle. Rápidamente el príncipe Vibescu subió al primer piso. El vicecónsul Bandi Fornoski estaba completamente desnudo en su salón. Acostado en un mullido sofá, lucía una firme erección; cerca de él estaba Mira, una morena montenegrina que le hacía cosquillas en los testículos. Estaba igualmente desnuda y, como permanecía inclinada, su posición hacía sobresalir un hermoso culo, rollizo, moreno y velludo. Entre las dos nalgas se alargaba el surco bien marcado con sus pelos obscuros y se vislumbraba el orificio prohibido redondo como una pastilla.

Debajo, los dos muslos, vigorosos y largos, se estiraban, y como su posición forzaba a Mira a separarlos quedaba visible el coño, grueso, espeso, bien cortado y sombreado por una espesa guedeja completamente negra. Ella no se interrumpió cuando entró Mony. En otro rincón, encima de un canapé, dos precio­sas muchachas de gran culo se acariciaban lanzando suaves “¡ah!” de voluptuosidad. Mony se desembarazó rápidamente de sus ropas, luego el pene completamente erecto al aire, se abalanzó sobre las dos bacantes intentando separarlas. Pero sus manos resbalaban sobre los cuerpos húmedos y tersos que se escurrían como serpientes. Entonces, viendo que babeaban de voluptuosidad, y furioso al no poder compartirla, se puso a golpear con toda la ma­no el gran culo blanco que se encontraba a su alcance.





Como esto parecía excitar considerablemente a la propietaria de ese gran culo, se puso a pegar con todas sus fuerzas, tan fuerte que venciendo el dolor a la voluptuosidad, la bella muchacha a la que había vuelto rosa el precioso culo blanco, se incorporó encolerizada diciendo:

–Puerco, príncipe de los enculados, no nos molestes, no queremos tu abultado miembro. Ve a dar tu azúcar de cebada a Mira. Déjanos amarnos. ¿No es eso, Zulmé?

–¡Sí! Tone –respondió la otra muchacha. El príncipe blandió su enorme miembro gritando:

–¡Cómo, cochinas, todavía y siempre pasándoos la mano por entre las piernas!

Luego agarrando a una de ellas, quiso besarle la boca. Era Tone, una bella morena cuyo cuerpo completamente blanco tenía, en los mejores lugares, unos preciosos lunares, que realzaban su blancura; su rostro era blanco también y un lunar en la mejilla izquierda hacía muy picante el semblante de esta graciosa muchacha.

Su busto estaba adornado con dos soberbios pechos duros como el mármol, cercados de azul, coronados por unas fresas rosa suave, el de la derecha coquetamente manchado por un lunar colocado allí como una mosca, una mosca asesina.

Mony Vibescu al agarrarla había pasado las manos bajo su voluminoso culo que parecía un hermoso melón que hubiera crecido al sol de medianoche, tan blanco y prieto era. Cada una de sus nalgas parecía haber sido tallada en un bloque de Carrara sin defecto alguno y los muslos que descendían debajo de ellas eran perfectamente redondos como las columnas de un templo griego. ¡Pero qué diferencia! Los muslos estaban tibios y las nalgas, frías, lo que es un síntoma de buena salud. La azotaina las había vuelto un poco rosadas, de tal modo que de esas nalgas se podría decir que estaban hechas de nata mezclada con frambuesas. Esta visión excitaba hasta el límite de la lujuria al pobre Vibescu. Su boca chupaba alternativamente los firmes pechos de Tone, o bien posándose sobre el cuello o sobre el hombro dejaba marca de sus chupadas. Sus manos sostenían firmemente ese prieto y opulento culo como si fuera una sandía dura y pulposa. Palpaba esas nalgas reales y había insinuado el índice en el agujero del culo que era de una estrechez que embriagaba. Su grueso miembro que crecía cada vez más iba a abrir brecha en un encantador coño coralino coronado por un toisón de un negro reluciente.
Ella le gritaba en rumano: “ ¡No, no me la meterás!” y al mismo tiempo pataleaba con sus preciosos muslos redondos y rollizos. El grueso miembro de Mony había tocado ya el húmedo reducto de Tone con su cabeza roja e inflamada. Ella pudo soltarse aún, pero al hacer este movimiento dejó escapar una ventosidad, no una ventosidad vulgar, sino una ventosidad de un sonido cristalino que le provocó una risa violenta y nerviosa. Su resistencia disminuyó, sus muslos se abrieron y el voluminoso aparato de Mony ya había escondido su cabeza en el reducto cuando Zulmé, la amiga de Tone y su colaboradora de masturbación, se apoderó bruscamente de los testítulos de Mony y, estrujándolos en su manecita, le causó tal dolor que el miembro humeante volvió a salir de su domicilio con gran contrariedad de Tone que ya empezaba a menear su gran culo debajo de su esbelta cintura.

¿ No todas poseemos el punto G ?

Así es... así que por más que hayas seguido al pie de la letra las indicaciones de cómo llegar a bendito lugar... sino pasó nada, no te frustres... puede que ella no posea ese punto.



Revelan que el punto G no existe en todas las mujeres

Luego de más de 60 años en el que el alemán Ernst Gräfenberg describiera esa pequeña protuberancia femenina presente en ciertas vaginas, hasta que otros investigadores sexuales le pusieran nombre, Punto G, en honor a ese especialista alemán, ahora un profesor italiano sostiene que descubrió dónde está exactamente y explica a todos cómo encontrarlo.

Emmanuele Jannini que da clases en la Universidad de L'Aquila estudió a veinte mujeres. Tras realizarles una ecografía transvaginal a todas, resultó que nueve que habían dicho que sí pensaban tener el Punto G, tenían un tejido más grueso que las otras once.

Según el experto, está entre la uretra y la vagina pero asegura que las mujeres que no tienen el engrosamiento no pueden experimentar el orgasmo vaginal. Sin embargo, tenerlo tampoco es garantía de goce porque el orgasmo parte del cerebro, si no está en sintonía con el cuerpo no se produce.

Para encontrarlo, el italiano señala que hay que buscar en la parte superior frontal de la vagina a un dedo de profundidad y que el tamaño aumenta con el estímulo, y crece con la excitación. Además asegura que es más efectiva la estimulación manual que la penetración según informa el diario Clarín.

Sexólogos y psicólogos nacionales no están del todo de acuerdo con el profesor italiano y señalan que cada mujer es diferente, y cada una tiene una zona erógena distinta. No hay que buscar este punto obsesivamente porque no es fácil encontrarlo y es un gran error es confundirlo con el clítoris.

Otros por su parte, aseguran que la respuesta orgásmica siempre es vagina y es posible que algunas mujeres tengan más o menos desarrollada la zona del punto G, pero esto no habilita a pensar que esa zona más desarrollada es la única que facilita el orgasmo.

Y otros afirmaron que es muy tajante decir que hay mujeres que lo tienen y otras que no, y que esas no van a lograr nunca un orgasmo. De ninguna manera es determinante para lograr el orgasmo. Si una pareja tiene ganas de explorar, esto puede ser un buen juego, pero nada más. Que no se transforme en un nuevo deber ser. Derf



A no desesperarse que hay cosas que funcionan para todas, como el masaje orgásmico y el orgasmo clitoriano popular.




Historia del Ojo - Fragmento





El camino que recorrió la Historia del ojo es sinuoso: se publicó por primera vez en 1928, y Bataille usó el seudónimo de Lord Auch. La tirada se limitó a 134 ejemplares. Durante décadas le siguieron algunas ediciones en donde el autor iba reescribiendo lentamente el relato, hasta la publicación de la novela que llevaba por primera vez el nombre de Georges Bataille, y de la cual se extrajo la primera versión castellana.Página 12




Bataille quería ser sacerdote en sus inicios y asistió a un seminario católico, pero abandonó la fe cristiana en 1922. Frecuentemente se refiere a los burdeles de París como sus auténticas iglesias, una afirmación sorprendente pero acorde con sus planteamientos teóricos. Después trabajó como bibliotecario, lo que le dio cierta libertad para no tratar sus ideas como trabajo.

Fundador de numerosas publicaciones y grupos de escritores, Bataille es autor de una obra abundante y diversa: lecturas, poemas, ensayos sobre numerosos temas (sobre el misticismo de la economía, poesía, filosofía, las artes, el erotismo). Algunas veces publicó con pseudónimos, y algunas de sus publicaciones fueron censuradas. Fue relativamente ignorado en su época, y desdeñado por contemporáneos suyos como Jean-Paul Sartre por su apoyo al misticismo, pero después de su muerte ha influido a autores posmodernos como Michel Foucault, Philippe Sollers y Jacques Derrida, todos ellos afiliados a la publicación Tel Quel.

Quien relata estas crónicas, da cuenta de cómo conoció a Simone, en sus tiernos 16 años. Las cosas se fueron dando de manera natural, cuando repararon en ello, se encontraron que eran dos pervertidos explorando su sexualidad de una manera un tanto obsesiva y enferma.

Pierden su tiempo entre voyeurismo, coprofilia, exhibicionismo y para colmo incluyen a una amiga de Simone en sus juegos, así que la cosa acaba en orgía.

Hasta aquí, como cualquier otra novelita porno. La cosa comienza a ponerse verdaderamente curiosa cuando Simone cae enferma y ya sea por aburrimiento o vaya a saber por qué, se les ocurre que puede llegar a ser excitante mezclar huevos duros en sus ritos íntimos. Así que no solo les excitan las excrecencias, sino también los huevos duros.

Por de pronto, el relato es un tanto excéntrico, pero todavía no ha sucedido demasiado. La cosa es que esta pareja de pervertidos van progresivamente perdiendo el norte. Y lo que ha comenzado como un juego acaba en desastre.

Bataille no ha pretendido erotizar con su texto, sino trasladar la confusión de los personajes al lector.

No por casualidad ha elegido como protagonistas a dos adolescentes. En la adolescencia se produce la mayor confusión sexual posible, cuando la pureza de la niñez acaba corrompiéndose.
La corrupción acaba en crimen y lo sexual queda transfigurado.

¿Por qué este texto fascina a los surrealistas? Pues porque utiliza la sexualidad como plataforma hacia la exploración de lo inconciente. Luego del límite de lo admisible, comienzan los excesos. Luego del exceso, la locura. En la locura se confunde lo onírico, en lo onírico se confunde lo divino.Libero Humanoide (blog más que recomendado para los amantes de la lectura)



Crecí muy solo y desde que tengo memoria sentí angustia frente a todo lo sexual. Tenía cerca de 16 años cuando en la playa de X encontré a una joven de mi edad, Simona. Nuestras relaciones se precipitaron porque nuestras familias guardaban un parentesco lejano. Tres días después de habernos conocido, Simona y yo nos encontramos solos en su quinta. Vestía un delantal negro con cuello blanco almidonado. Comencé a advertir que compartía conmigo la ansiedad que me producía verla, ansiedad mucho mayor ese día porque intuía que se encontraba completamente desnuda bajo su delantal.




Llevaba medias de seda negra que le subían por encima de las rodillas; pero aún no había podido verle el culo (este nombre que Simona y yo empleamos siempre, es para mí el más hermoso de los nombres del sexo). Tenía la impresión de que si apartaba ligeramente su delantal por atrás, vería sus partes impúdicas sin ningún reparo.

En el rincón de un corredor había un plato con leche para el gato: “Los platos están hechos para sentarse”, me dijo Simona. “¿Apuestas a que me siento en el plato?” —”Apuesto a que no te atreves”, le respondí, casi sin aliento.

Hacia muchísimo calor. Simona colocó el plato sobre un pequeño banco, se instaló delante de mí y, sin separar sus ojos de los míos, se sentó sobre él sin que yo pudiera ver cómo empapaba sus nalgas ardientes en la leche fresca. Me quedé delante de ella, inmóvil; la sangre subía a mi cabeza y mientras ella fijaba la vista en mi verga que, erecta, distendía mis pantalones, yo temblaba.

Me acosté a sus pies sin que ella se moviese y por primera vez vi su carne “rosa y negra” que se refrescaba en la leche blanca. Permanecimos largo tiempo sin movernos, tan conmovidos el uno como el otro. De repente se levantó y vi escurrir la leche a lo largo de sus piernas, sobre las medias. Se enjugó con un pañuelo, pausadamente, dejando alzado el pie, apoyado en el banco, por encima de mi cabeza y yo me froté vigorosamente la verga sobre la ropa, agitándome amorosamente por el suelo. El orgasmo nos llegó casi en el mismo instante sin que nos hubiésemos tocado; pero cuando su madre regresó, aproveché, mientras yo permanecía sentado y ella se echaba tiernamente en sus brazos, para levantarle por atrás el delantal sin que nadie lo notase y poner mi mano en su culo, entre sus dos ardientes muslos.

Regresé corriendo a mi casa, ávido de masturbarme de nuevo; y al día siguiente por la noche estaba tan ojeroso que Simona, después de haberme contemplado largo rato, escondió la cabeza en mi espalda y me dijo seriamente “no quiero que te masturbes sin mí”.



Así empezaron entre la jovencita y yo relaciones tan cercanas y tan obligatorias que nos era casi imposible pasar una semana sin vernos. Y sin embargo, apenas hablábamos de ello. Comprendo que ella experimente los mismos sentimientos que yo cuando nos vemos, pero me es difícil describirlos. Recuerdo un día cuando viajábamos a toda velocidad en auto y atropellamos a una ciclista que debió haber sido muy joven y muy bella: su cuello había quedado casi decapitado entre las ruedas. Nos detuvimos mucho tiempo, algunos metros más adelante, para contemplar a la muerta. La impresión de horror y de desesperación que nos provocaba ese montón de carne ensangrentada, alternativamente bella o nauseabunda, equivale en parte a la impresión que resentíamos al mirarnos. Simona es grande y hermosa. Habitualmente es muy sencilla: no tiene nada de angustiado ni en la mirada ni en la voz. Sin embargo, en lo sexual se muestra tan bruscamente ávida de todo lo que violenta el orden que basta el más imperceptible llamado de los sentidos para que de un golpe su rostro adquiera un carácter que sugiere directamente todo aquello que está ligado a la sexualidad profunda, por ejemplo: la sangre, el terror súbito, el crimen, el ahogo, todo lo que destruye indefinidamente la beatitud y la honestidad humanas. Vi por primera vez esa contracción muda y absoluta (que yo compartía) el día en que se sentó sobre el plato de leche. Es cierto que apenas nos mirábamos fijamente, excepto en momentos parecidos. Pero no estamos satisfechos y sólo jugamos durante los cortos momentos de distensión que siguen al orgasmo.

Debo advertir que nos mantuvimos largo tiempo sin acoplarnos. Aprovechábamos todas las circunstancias para librarnos a actos poco comunes. No sólo carecíamos totalmente de pudor, sino que por lo contrario algo impreciso nos obligaba a desafiarlo juntos, tan impúdicamente como nos era posible. Es así que justo después de que ella me pidió que no me masturbase solo (nos habíamos encontrado en lo alto de un acantilado), me bajó el pantalón me hizo extenderme por tierra; luego ella se alzó el vestido, se sentó sobre mi vientre dándome la espalda y empezó a orinar mientras yo le metía un dedo por el culo, que mi semen joven había vuelto untuoso. Luego se acostó, con la cabeza bajo mi verga, entre mis piernas; su culo al aire hizo que su cuerpo cayera sobre mí; yo levanté la cara lo bastante para mantenerla a la altura de su culo: —sus rodillas acabaron apoyándose sobre mis hombros—. “¿No puedes hacer pipí en el aire para que caiga en mi culo?”, me dijo “—Sí, le respondí, pero como estás colocada, mi orín caerá forzosamente sobre tus ropas y tu cara—.” “¡Qué importa!” me contestó.

Hice lo que me dijo, pero apenas lo había hecho la inundé de nuevo, pero esta vez de hermoso y blanco semen.




..."Acariciándose las piernas, deslizó por ellas el ojo. La caricia del ojo sobre la piel es de una suavidad excesiva... acompañada de una espeluznante sensación de horror"...


Georges Bataille

Ilustraciones de Hans Bellmer

jueves, 29 de mayo de 2008

Sigur Ros & Ryan Mc Ginley

Lo dije y lo repito, Ryan McGinley es mi fotógrafo favorito, imágenes llenas de espontaneidad y alegría, hasta sus tomas más oscuras tienen un espíritu chispeante y adolescente como se ve en estas fotos.
De Sigur Ros, lo que se es que se trata de una banda islandesa, la música suena muy bien y las voces son super dulces. Su último video ha sido inspirado por Ryan y no podía ser de otra forma... agua, bosques, fuego, tierra y jovénes desnudos por doquier... alegría. La canción se llama Gobbledigook. El disco completo, Með Suð í Eyrum Við Spilum Endalaust, está a disposición de todos nosotros en el blog JSFREE.


En cualquier momento les cae encima youtube con la censura, por suerte también existe Lifelounge...

miércoles, 28 de mayo de 2008

Flashing Lights

Las dos versiones que he visto de esta canción de Kayne West. La canción es muy buena, la cadencia... muy sensual.
El primer video está dirigido por Spike Jonze, y la femme fatal es Rita G uno de los mejores culos sobre la tierra... hay que admitirlo. Es el mejor de los dos videos, es más corto y el final es... Oh!
Lo que no entiendo es porqué está censurada una petaca con la que Rita rocía su ropa... Una mujer despechada con todas las letras.






El segundo es una versión con el tema completo, está dirigido por Bill Pollock y tiene como figura a la modelo Charlotte Carter-Allen.



El Punto G

El blog de Inner tiene este muy interesante artículo sobre dónde está y cómo localizar a nuestro querido punto G. Muchas gracias Rodrigo por el dato.

El punto de Gräfenberg o punto G (llamado así en honor de su descubridor, el ginecólogo alemán Ernst Gräfenberg) es una pequeña zona del área genital de las mujeres localizada detrás del hueso púbico y alrededor de la uretra; esto es, en la pared frontal o anterior de la vagina y a medio camino entre el hueso del pubis y el cuello uterino. Es parte de la esponja uretral, donde se encuentran las glándulas de Skene. Si imaginamos la esfera de un reloj con centro en el orificio vaginal, teniendo las 12 en dirección al ombligo, esta zona se sitúa entre la una y las once

Es una masa compuesta por nervios, situada entre 3 y 7 centímetros desde la entrada de la vagina, y de forma parecida a una judía o habichuela. Su tamaño es, aproximadamente, el de una moneda mediana (un euro), aunque su localización y dimensiones pueden variar entre una mujer y otra. Algunos autores prefieren no definir una zona concreta y hacer hincapié en un estado: la “condición” hinchada de la esponja uretral o de las glándulas parauretrales durante la excitación sexual, pues esta zona se hincha cuando la mujer esta excitada, mas aun si se estimula directamente, llegando incluso a palpitar. Es necesario aclarar que durante el orgasmo las glándulas parauretrales vacían su contenido debido a las contracciones de la musculatura perineal y vaginal, luego pasados unos días desde el ultimo orgasmo, cuando dichas glándulas están repletas de fluido, es cuando mejor se puede reconocer esta zona.





La estimulacion

Se recomienda atacar esta zona una vez la mujer este excitada (el clítoris erecto, la vulva cargada de sangre y la vagina lubricada) y perseverar en su estimulacion durante algunos minutos hasta que ella empiece a sentir placer.

Puesto que, de alguna manera, al estimular esta zona se hace presión sobre las paredes de la vejiga, es normal que algunas mujeres sientan deseos de orinar durante estas practicas. Siempre podrá miccionar antes de llevar a cabo esta técnica sexual para así vaciar la vejiga.

Como ya se comento en el articulo sobre la eyaculacion femenina, es posible que la mujer suelte liquido al practicar esta técnica sexual.

Posturas adecuadas

Si la mujer va a estimularse ella sola mediante masturbación, se recomienda que permanezca sentada o en cuclillas. Si la masturbación la lleva a cabo el hombre, podéis tomar nota de la ultima parte del video, donde se muestra la forma idónea: se introducen dos dedos en la vagina, anular y corazón, manteniendolos de forma arqueada y realizando un movimiento de golpeteo (no de penetración) de forma rítmica y constante. Sea cual sea la postura que tome la mujer, la palma de la mano del hombre habrá de quedar frente a la vulva de ella. Para efectuar este tipo de caricias es recomendable que las manos estén completamente limpias, con las uñas bien cortadas; no estaría de más utilizar un poco de crema o aceite lubricador a fin de hacerlas más suaves si cabe.



Podés leer el artículo completo, que además contiene un video, el texto es una traducción de éste.

sábado, 24 de mayo de 2008

Million miles - Mirah

I'm far away and I'm feeling alone
I've got one week behind me, just six more to go
If i could see you I'd take off your clothes
And we'd lie in the garden and watch the weeds grow

The grass is so high
I can't see over
And the moon is so full
It's setting the stars all on fire
If they build the dam
Any higher
Their gonna back up the crick and
Set this whole place under water
The city is a million miles away
The city is a million miles away

I lie Awake and think of you
The floods and fires might be coming through
But you would know just what to do
Yeah, you would know just what to do

viernes, 23 de mayo de 2008

El pene como joystick y mujeres orinando de pie

Dos belgas Wener Dupont, encargado de desarrollo del software, y Bart Geraets, ingeniero de electrónica, amantes de la cerveza, de su miembro y los video juegos, idearon uno para poder pasar un momento más divertido a la hora diurética de la cerveza.
Se trata de un juego para hombres, ya que está instalado en mingitorios, en los que se puede esquiar o matar extraterrestres al compás del "swing peniano". Me imagino los disparos en intermitentes y potentes chorros de orín salpicando al desafortunado de al lado.

El logo de este proyecto "Place to Pee" es muy similar al Manneken Pis, el famoso niño belga perpetuamente orinando, un punto muy visitado en Bruselas.





Lamentablemente no hay videos cargados aun, o al menos los encontre.




Ah perdón! Dije que era para hombres? Pues no, estos chicos nos han tenido en cuenta y nos han fabricado unos conos de papel para que podamos retarlos en duelo.
Encontré un curioso aritulugio (que ahora estos diseñadores implementaron para el juego) para que nosotras las femmes podamos hacer pis de pie. Esto me recuerda mucho a mi infancia, ya que crecí entre primos y hombres e intentaba hacer pis como ellos todo el tiempo.
Para variar, este se trata de un invento japonés.





Definitivamente me conseguiré uno de esos. Es impresionante lo que una sufre a veces por no tener la comodidad de los hombre de poder hacer pis parados y sin tanta alaraca. Las veces que hemos aguantado hasta reventar porque en esa fiesta en las afueras ya era de día y había gente por todos lados... Ya no más!

Besos, besos, besos para todos sin mirar a quien

¿Y tú por qué besas?
Porque sí?... ¿por amor?, ¿por la paz?, ¿por placer? ...porque el día está bonito? ...porque tienes hambre?, ¿por deporte? ...porque te da cosquillas?
Tú decides por qué besas, a quién besas y dónde besas.
¡Puedes besar a tu madre, a tu pareja, a un desconocido o besar en cadena! Lo que mola es hacerlo libremente. Besa sin pedir nada a cambio ¡Ni siquiera un beso de vuelta!

Kiss the World surgió en Barcelona y volvió a suceder el pasado 3 de Abril en Madrid, pero en el futuro podría suceder en cualquier ciudad donde haya presencia Desigual y gente dispuesta a besarse. ¡Porque los besos son ecológicos, dan calorcito y la energía que consumen es fácilmente renovable! Kiss The World!


La página de Desigual Kiss the World tiene muchas fotos de besos, algunos simpáticos, otros tiernos y varios muy hot.





Madrid (España), 3 abr. (EFE).- Besos, besos y más besos fueron los protagonistas de la maratón "Kiss Madrid". Más de un centenar de personas se concentraron en el centro de la ciudad para "besar sin pedir nada a cambio"

Los representantes de la marca de ropa Desigual, organizadora del evento, aseguraron que quieren llegar al consumidor a través de "emociones" como este "momento beso". Por esta razón, entre los asistentes se repartieron camisetas -de color blanco para ellas y negro para ellos-, globos y piruletas en forma de corazón.

Los besos son "ecológicos" y "la energía que consumen es fácilmente renovable", además de encerrar ideales, a favor de la paz, de la vida o del amor, añadieron los organizadores.




jueves, 22 de mayo de 2008

Liliana Felipe se refiere a la masturbación

Liliana Felipe en el Teatro Empire, Buenos Aires. 17 de junio de 2007.

martes, 20 de mayo de 2008

Un pene volador

Una noticia de El Periódico me llamó mucho la atención:


EL PERIÓDICO
BARCELONA
Un desconocido lanzó un pene volador (con aspas y motor incluidos) contra el rey ruso del ajedrez, Garry Kasparov, en una conferencia política en la que reclamaba una mayor democracia en Rusia y la defensa de los derechos humanos en su país.

La anécdota se produjo el pasado domingo 17 de mayo en un congreso que reunió a unos 500 opositores al Gobierno ruso, aunque las imágenes comenzaron a circular ayer por internet.


Kasparov, opositor del primer ministro Vladimir Putin, ya ha sufrido otros incidentes en actos políticos como este. Hay quien sostiene que son obras de jóvenes que trabajan para Putin y para el actual presidente Dmitry Medvedev, su hombre de confianza y sucesor, para denigrar a Kasparov y con él, a la oposición.

lunes, 19 de mayo de 2008

Fabián Crema... Irresistiblemente erótico

Volvió Peter Capusotto con sus videos a la tele, una buena noticia. Un par de videos a la espera de alguna aparición de Fabián Crema...






domingo, 18 de mayo de 2008

Las edades de Lulú


Una perla de la literatura erótica, Las edades de Lulú de Grandes Almudena. Un fragmento de la primera experiencia de Lulú y sus quince años con Pablo, el amigo de la familia.
Después de una tarde juntos, antes de llevar a Lulú a su casa, Pablo la seduce en el auto y tras algunos besos, caricias y tener a Lulú practicándole sexo oral, se van al taller de la madre de Pablo...

Me saqué primero la manga izquierda, luego me lo pasé por el cuello; cuando estaba
terminando con el brazo derecho me quedé helada.
-Marcelo? Hola, soy yo -al otro lado debía de estar mi hermano, no hay muchos Marcelos por ahí-. Nada, muy bien...
Me arrancó el jersey de las manos, se encajó el teléfono entre la barbilla y el cuello y empezó a desabrocharme la blusa, apenas dos botones cojos, yo no me movía, no respiraba siquiera, estaba paralizada, completamente bloqueada.
-No, no ha estado mal, en serio, al tío no hay un Dios que lo aguante, ya sabes, pero la gente se lo ha pasado bien, ha chillado, ha llorado y se ha ido a casa contenta -adoptó un tono épico, como los locutores de televisión cuando transmiten un partido de la selección nacional-, en suma, te has perdido otra jornada de gloria para el socialismo español, camarada, una más, estamos embalados... -podía escuchar las carcajadas de mi hermano, al otro lado del teléfono, Pablo también se reía, ni siquiera yo soy capaz de mentir mejor.

Me pasó las manos por detrás y me desabrochó el sujetador, un Belcor enorme, modelo
inevitable años setenta, color carne, cuadraditos en relieve y tres florecitas de tela en el
centro, cuya contemplación le había provocado exagerados y mudos espasmos de horror.
Tapó el auricular con la mano, me pasó un dedo por debajo de la hombrera y me susurró al
oído:
-¿Esta es la pérfida estrategia de tu madre para que lleguéis todas vírgenes al matrimonio,
o qué?
Me quitó la blusa y el sujetador, cambiándose el teléfono constantemente de sitio.

-¡Ah! Lulú..., Lulú ha sido mi buena acción del día... -me miraba y sonreía, estaba
guapísimo, más guapo que nunca, encantado con su papel de con cienzudo pervertidor de
menores satisfecho de sí mismo-. Una roja más, tío, he hecho una roja más, sin cursillo, ni Gorki, ni nada. Se lo ha pasado de puta madre, en serio -hablaba despacio, mirándome, y recalcando las palabras, hablaba para Marcelo y para mí al mismo tiempo, y me pasaba el vaso por los pezones, dejando una estela húmeda, gratuita, porque tenía los pechos de punta desde que empezó, aunque el hielo provocaba una sensación contradic toria y agradable-, no te lo imaginas, ha levantado el puño, ha chillado como una histérica, ha venido cantando la Internacional en el coche todo el tiempo, en fin, el repertorio completo, ya sabes -me miró-, y nunca he visto a nadie mover la boca con tanto entusiasmo, estaba encantada de la vida... -son reía, y yo le devolvía la sonrisa, ya no tenía miedo, y sí ganas de reírme, aunque no podía hacerlo.
Traté de acelerar las cosas y me desabroché la hebilla del primer cierre de la falda, pero Pablo movió negativamente la cabeza y me dio a entender que me la abrochara otra vez.
-Lo que pasa es que nos hemos encontrado con mucha gente, hemos estado bebiendo por
ahí, y ahora está con un pedo que no se sostiene -me metió la mano libre debajo la falda y comenzó a acariciarme la cara interior de los muslos con la punta de los dedos-. ¡No me jodas, Marcelo! Y yo que sé... -me coló el dedo índice debajo del elástico y comenzó a moverlo de arriba abajo, muy despacio, recorriendo con el nudillo la línea de la ingle-.
¿Pero qué dices? Yo no la he llevado a beber, hemos ido a tomar una copa, solamente, y se ha emborrachado ella solita, ya es mayor, ¿no?, pero, ¿tú qué te has creído? No iba a estar toda la noche pendiente de la cría, por muy hermana tuya que sea. Se ha escabullido un par de veces, ha bebido de mi copa y de las de los demás, yo qué sé..., estaba muy excitada, le entraba bien, y al llegar aquí se ha quedado frita, no se tenía en pie. Ahora está dormida, la hemos acostado y he pensado que se podía quedar aquí, si no te importa, no me apetece nada llevarla a casa, ahora -la punta de su dedo seguía barriendo lentamente la grieta de mi sexo, y con la otra mano, sin soltar el teléfono me empujó hacia él, tuve que apoyar las manos en el respaldo del sillón para mantener el equilibrio-.
¿Qué? No, estamos en Moreto..., y no me jodas, Marcelo, ¿qué más te da? No tiene por qué enterarse nadie. ¿No ha dicho ella ya que se iba a estudiar a casa de una amiga? Pues se queda a dormir con la amiga y ya está. Total, la boda era en Huesca ¿no? No creo que tu madre tenga las antenas tan largas... No, no sé dónde está su colegio, pero ella me lo dirá, creo recordar que tiene lengua... Que no, Marcelo, te lo juro, que no le he hecho nada, nada, ni se lo pienso hacer. Se movió hasta que mis pechos le quedaron justo encima de la cara.
Suponía que quería chuparlos o morderme, como antes, en el coche, pero no hizo nada de eso. Metió la cara en el surco y la restregó sobre mi piel, notaba su mejilla, su boca, cerrada, y su nariz, enorme, moviéndose sobre mí, apretándose contra mi carne,
escondiéndose en ella como si estuviera ciego y manco, como un recién nacido que
solamente dispone del tacto, el engañoso tacto del rostro, para reconocer el pecho de su madre, y cuando volvió a hablar distinguí por fin una leve sombra de alteración en su voz.


Un regalo para los amantes de la lectura, y para los mas ociosos está la opción de la película.


Lapsus...

Noche extraña si las hay. Hermosa canción de Mi pequenia muerte, Cuatro fuegos.


sábado, 17 de mayo de 2008

Concurso sexy

¿Es lo mismo masturbarse que tener relaciones sexuales con alguna otra persona? Mmmm es tan relativo... Hay veces en las que la magia nos abandona aunque sea solo por un rato, y otras en donde la química es increíble y rogamos no perder el nivel de esa experiencia que por la intensidad podría resultarnos hasta mísitca. También esto puede suceder al masturbarnos, aunque no tan a menudo, personalmente no creo haber tendio malas experiencias masturbándome, puede que haya días en los que cuesta un poco más pero no se puede decir que la masturbación resultó frustrante, cosa que es muy probable que suceda en la compañía de alguien.



Encontré esta página que ha ideado un concurso muy particular. Cualquiera que desee ganar algún juguetito sexual, deberá distinguir si se trata de masturbación o estimulación sexual proporcionada por algún partener, entre varias fotografías de chicas que están gozando.

Tarea dificultosa si las hay, las posturas son engañosas como esta, pero mmm... yo creo que es masturbación...




domingo, 11 de mayo de 2008

Bruno Bisang

Unas cuantas fotos más para sumar a la colección de Bruno Bisang.


















La interpretación sexual de Adán y Eva por George Groddeck

Pertenece a los esfuerzos teóricos de George Groddeck
el haber propuesto por primera vez la noción de Ello que luego Freud se apropiaría y revisaría. Pero quizá, más desconocido, no por ello menos meritorio, a Groddeck le pertenece también el ser uno de los más destacados estudiosos del origen simbólico de las enfermedades.
Groddeck desarrolló los comienzos de su carrera como médico de la mano de la escuela del famoso Schwellinger, un médico ciertamente misterioso, al que pertenece el mérito de haber curado al general Bismarck cuando ya se le daba por deshauciado. Schwelliger pertenecía a una escuela de medicina nada ortodoxa, que sostenía que en el origen de la enfermedad se encuentra un contenido simbólico de carácter psicológico. No en el sentido en que hoy entendemos las enfermedades somáticas sino, muy al contrario, en un sentido aún más genérico. Hemicéfalo










Con una manzana comienza en la Biblia la historia del mundo. El primer pecado, la caída de Adán y Eva aún en el paraíso, consiste en tomar la manzana del árbol de la ciencia del bien y del mal. Eva da la manzana a Adán; ella ha sido seducida por la serpiente. Adán es seducido por una manzana que tiene Eva, y Eva lo es por una serpiente. La serpiente es un animal temido por todas las mujeres. La serpiente es el órgano sexual masculino; representa la excitación de la mujer por el hombre. La manzana con la cual se excita a Adán es en un sentido el pecho y en otro las nalgas de la mujer, y esto ya tiene mucha más importancia.
El ser humano no ha sido hecho para realizar el acto sexual como ahora se practica entre nosotros. Esto es una consecuencia de la civilización. A decir verdad, el acto sexual debe de tener lugar por atrás: es lo anatómicamente dado. La otra posición no es anatómicamente correcta. Es bastante verosímil que la manzana de Eva no es tan sólo el pecho, sino también las nalgas. Lo que apoya aun más esta idea es el hecho de que en todas las lenguas ambas mitades son llamadas manzanas. En italiano no es aconsejable emplear la palabra manzana en plural.
La manzana comida en el paraíso tiene la particularidad de provenir del Arbol del Conocimiento. En las representaciones pictóricas de la Caída, la serpiente siempre está enroscada en el árbol. El tronco del árbol es el emblema del órgano viril. El conocimiento del bien y del mal se sitúa en la esfera sexual. En el mismo instante en que el ser humano sale del inconsciente infantil comienzan los escrúpulos morales. El momento en se despierta la conciencia de las condiciones sexuales varía.
Desde que el niño comienza a distinguir entre bien y mal, todo hace referencia a las cuestiones sexuales.
Continuando la leyenda del paraíso, llegamos al hecho de que Adán y Eva sienten vergüenza. Se confeccionan una corona de hojas de higuera y cubren su desnudez. El higo es a partir de ahí, un nuevo símbolo. Si se observa detenidamente un higo exteriormente se parece a un útero; si se abre, el parecido es más asombroso. El pueblo lo sabe.
Entonces aparece Jehová y lanza su maldición, que para la mujer es: parirás con dolor. En verdad no es una maldición, sino algo hermoso. Y a ello añade: “Pondré enemistad entre tú y la serpiente; tú le aplastarás la cabeza y ella te picará en el talón”. La picadura en el talón enlaza con la fábula de la cigüeña, en la que la cigüeña pica a la mujer en la pierna, lo cual hace referencia a la herida en el momento del acto de nacer. El aplastamiento de la cabeza va dirigido al hombre, al abatimiento de la cabeza de su miembro. El acto determina que el pene se arrugue; la cabeza es aplastada, sojuzgada, como por un mazazo. No hay palabras ni acción sobre la faz de la tierra que no se relacionen con la vida sexual del hombre y la mujer, que no estén enraizadas con su vida amorosa.

Un poco más sobre George Groddeck en Hemicéfalo

Cómo incluir los golpes en el sexo según el Kamasutra

El encuentro sexual es a veces rabioso, es lo primitivo, lo animal. Leyendo un extracto del Kamasutra me dí con que los golpes suelen tener como respuesta un grito, llanto y palabras de oposición como "basta" o "dejame" a pesar de estar disfrutando de la situación.
Los golpes no deben usarse en cualquier momento, hace falta conocer bien al otro y saber empezar con unos toques que irán en aumento de acuerdo al consentimiento del otro.

Vale aclarar que aquí no se hace referencia al sadomasoquismo, que implica un cierto sufrimiento propio o del acompañante, sino de momentos de mucha exitación y exaltación, "cuando a uno ya no le importa más nada" como dijo mi amiga Sabina, estando camino al climax los golpes pueden intensificar el placer.

Los "chirlos" en las nalgas pueden ser fascinantes si la mano que los propina puede dar en el lugar correcto, ya que si es muy arriba cerca del hueso o la espalda puede molestar bastante, como a una chica que ví en un video de bloopers del porno.

En el Kamasutra se recomiendan también golpes con el dorso de la mano, propinados por el hombre a la mujer entre los pechos. Los toques se inician suave y van aumentando de intensidad a medida que la mujer se acerca al orgasmo.
También son muy productivos los pequeños golpes con los dedos en el monte de venus y el clítoris como ya lo vimos en el video de masaje orgásmico donde una mujer es sometida a muuucho placer.
La unión de los animales, dicen, se parece a una disputa, porque el amor tiene la naturaleza de una disidencia y enfado. Los golpes forman parte de la pasión. Los lugares son: los hombros, la cabeza, el espacio entre los senos, las espaldas, el pubis, los costados; pertenecen a cuatro variedades: con el revés de la mano, con la mano en forma de copa, con el puño y con la palma de la mano.
En respuesta a estos golpes se origina la emisión de gemidos de muchas clases.

lunes, 5 de mayo de 2008

Mark Seliger

Un poco de los desnudos de Mark Seliger.











Y la yapa



viernes, 2 de mayo de 2008

Pobre Max Wright... Pobre papá de Alf


La noticia conmovió o shokeó a grandes y chicos del mundo entero. Max Wright quien encarnaba a Will Turner en la exitosa serie Alf, fué espiado y fotografiado mientras fumaba crak y en situaciones cariñosas con un mendigo de los varios que habría en escena. Para mala suerte de Max, estas fotos no fueron atesoradas por algún coleccionista freak, sino que fueron publicadas por un diario estadounidense. Parece Max, que tiene ya sus 63 añitos, ya había sido detenido conduciendo ebrio varias veces.








Tras el final de la serie, el actor tuvo un papel durante las dos primeras temporadas de Friends. También participó en Murphy Brown, Reportera del crimen y en De la Tierra a la luna. En cine apareció en Sueño de una noche de verano, con Michelle Pfeiffer y en Mientras nieva sobre los cedros, con Ethan Hawke. Adn Mundo

Jimmy Hendrix Porno Star




Este tipo se hartó de mojar femmes, y es que verlo en el escenario haciendole el amor a su guitarra debió resultar irrestiblemente sexy a muchas mujeres de la época... Sus groupies aseguran que era un hombre muy fogoso, y se veía tan apasionado en la cama como en el escenario. Y ahora la polémica ya que salió a la venta en Estados Unidos, un video que grabó junto a dos de estas groupies. El video dura unos 11 minutos, más entrevistas con otras "afortunadas chics!"








...y pese a que la compañía responsable de esta extraña promoción, Vivid Entertainment, asegura que el protagonista de la cinta es el propio Jimi Hendrix, no falta quien asegura que el autor de 'Foxy lady' jamás se habría prestado para algo similar. La Opinión








Una de ellas, Cynthia Albriton, ganó su apodo (Cynthia P. Caster) por su fetiche de hacer moldes de yeso de los atributos sexuales de las estrellas del rock, de hecho posee una fundación que vende estas reproducciones, asegura que "La estructura osea facial es la misma. Las cejas y el bigote son fieles al estilo que llevaba en 1970 Jimi Hendrix", asegura Albritton que, igual que Des Barres (otra groupie), cobraron por su trabajo de comentaristas en esta grabación de porno casero, según aseguró un portavoz de Vivid Entertainment.


La cinta grabada hace unos 40 años la aportó un coleccionista privado, y se puede pispear el trailer.



Mark Seliger

Mark Seliger, nació en Texas y actualmente vive en New York y es mundialmente reconocido por sus originales retratos a famosos de Hollywood, músicos, y demás artistas. Tiene una muy interesante sesión con Drew Barrymore. Hizó la tapa de cientos de Revistas, tales como GQ y Vanity Fair.










Tiene alguna especie de fascinación con Drew Barrymore, y la verdad es que viéndo sus fotos, me encantaría tenerla de modelo