martes, 18 de marzo de 2008

Bisexuales en la Historia

La bisexualidad es una tendencia a la que veo como de avanzada, el hecho de poder disfrutar tanto con hombres como con mujeres, me parece excelente.
Si bien mis experiencias bisexuales hace tiempo largo que dejaron de estar presentes, son algo que recuerdo con mucha nostalgia.

Los besos con algunas de mis amigas empezaron cuando teniamos 13 años y se prolongaron a lo largo de todo el colegio secundario, estoy dejando de lado el juego de mama y papa entre niñas. Surgio a la hora de criticar a los chicos que nos habian besado hasta el momento con algo de desesperacion y torpeza, y tambien criticar sus toscas y bruscas caricias. " A mi me gusta asi", "Si a mi tambien, pero el me beso asi..." "Me agarra las tetas asi el boludo, en vez de asi".


Era divertido, poder estar entre chicas charlando de las cosas que nos interesaban a nosotras,
lamentando la muerte de Kurt, cantando a los gritos "Spanish Bombs", bailando con Siouxie, escribiendonos el cuerpo mientras dabamos nuestros primeros acordes en bajo y guitarra, fumando, hablando de chicos, mirando y sacando fotos, diseñando los estramboticos atuendos que mi querida abuela habria de fabricarnos.
Asi transcurrieron los momentos de ocio en nuestra adolescencia donde la bisexualidad estaba presente entre nosotras tres. En el corto periodo en el que comparti colegio con Johana, nuestras escapadas al baño o al centro deportivo eran para algo mas que un puchito. Y en nuestras huidas del colegio con Mao abundaban los toques y mimos a lo largo de la mañana.
No hay besos mejores que los de una mujer, ni tampoco caricia que las supere.



Ah... y ya me perdi en recuerdos, a lo que iba, Esto pertenece a Cecilia Rios y lo he bajado de El Ortiba. Me sorprendio ver algunos nombres del articulo. No se si sera eleccion de la autora o mera "casualidad" pero son todos gente muy sensual y atractiva.
Hace unos días, una universitaria venezolana me envió un e-mail solicitando un listado de la gente más famosa a la cual le gustaba tanto los hombres como las mujeres.La estudiante afirmaba que le había sido imposible conseguir tal dato debido a la gazmoñería y la hipocresía que prevalece en algunos textos de historia, aunque todos sepamos que es imposible tapar el sol con un dedo independientemente de que algunas cejas se alcen con solo mencionar la palabra bisexual.

Desde la más remota antiguedad, han habido machos y hembras que han preferido la variedad a la hora de irse a la cama. Safo, la gran poetisa griega cuyo nombre ha dado origen a la palabra para designar a las homosexuales femeninas, antes de preferir solo a las mujeres, amó intensamente a varios hombres. La gran literata de Lesbos hoy es un emblema para las lesbianas, pero la más adecuada clasificación sería de bisexual. Alejandro Magno se enamoró con igual violencia y pasión de su Hephaestion y Bagoas (el eunuco persa) que de sus dos esposas Roxana y Stateira Barsine.

Julio César, el cruel conquistador de las Galias, fue un romano que opinaba que en la variedad está el gusto. Fue el amante predilecto del rey de Bitinia, y además sintió una pasión no correspondida por su "trofeo de guerra" el adolescente galo Vercingétorix, de quien conservó su larga melena rubia una vez que lo hizo ejecutar. Julio César igual charchaleó de amor por su Cleopatra y otras damas que por sus amantes varones, siendo uno de los hombres más lujuriosos de la historia. Otros emperadores romanos bisexuales fueron el glotón Nerón (quien se casó con un eunuco tras haber matado a patadas a su segunda mujer Poppea), el atolondrado Cómodo, el cruel Calígula, el locuaz Heliogábalo (quien murió ahogado en una letrina) y el sádico Domiciano.

El hecho de andar puesta una corona no ha impedido que varios personajes históricos hayan tenido amantes de ambos sexos. Pedro el Grande de Rusia se entretenía en arrumacos con su mano derecha, el pastelero convertido en Príncipe Menshikov, cuando sus mujeres le daban demasiada guerra y Jacobo I Estuardo, hijo de la desventurada María Reina de Escocia, alternaba entre la cama de su esposa Ana de Dinamarca y los lechos de nobles jóvenes y hermosos a los cuales besaba aparatosamente en público. Cristina de Suecia se moría de amor por una joven condesita en su juventud, pero siendo una imbañable cuarentona la monarca sueca se enamoró perdidamente de un cardenal católico.

María Antonieta de Habsburgo, esposa del rey francés Luis XVI, no solo tuvo un rosario de amantes varones sino que también devaneó con algunas jóvenes nobles de su corte.Tras verla decapitada en medio de la revolución francesa, su más reciente amante llamada Janelle se suicidó. Y aunque no nació con corona, Napoleón Bonaparte antes de autocoronarse emperador no se abstenía de manosear a sus ayudantes de campo cuando andaba en campaña de guerra. Durante su campaña en Egipto, Napo suspiraba ruidosamente p or un jovencito árabe llamado Medjuel, quien lo visitaba en sus aposentos a menudo y no se cree que para hablar de las pirámides precisamente... En nuestra América, Moctezuma II,rey de los aztecas, tenía igual preferencia por los hombres que por las mujeres.

Resulta quizás chocante para muchos, pero el venerado San Agustín, autor de La Ciudad de Dios, en su vida disoluta antes de convertirse al cristianismo, participó en orgías en las cuales se llevaba a cabo todo tipo de prácticas sexuales, entre ellas el bisexualismo. Quizás precisamente por su gran andadura de la vida y el hecho de haberse sabido divorciar de su pasado, San Agustín pasaría luego a ser uno de los grandes íconos de la religión.


El mundo de la literatura, el intelecto, la música y el arte está repleto de bisexuales. Oscar Wilde comenzó su vida amorosa siendo ferviente heterosexual, pasando luego a preferir los varones. Autores co mo Thomas Mann (quien ganó un Premio Nóbel de Literatura), el bardo inglés William Shakespeare, la escritora francesa Colette, la pintora gringa Georgia O´Keefe, la pintora azteca Frida Kahlo, los compositores Leonard Bernstein, George Gershwin, Benjamin Britten y Aar on Copland, el poeta negro gringo Langston Hughes y el bardo norteamericano Walt Whitman, el novelista inglés D.H.Lawren ce, la antropóloga Margaret Mead y la cuentista francesa Anais Nin todos fueron bisexuales.

El mundo del espectáculo ha dado sustancial aporte a la lista de personalidades con gusto por ambos sexos. La hermosísima bailarina negra gringa, por cierto también heroína de la Resistencia francesa duran te la II Guerra Mundial, Josephine Baker era idolatrada tanto por los machos como por las hembras de la especie, y tuvo un fuerte romance lésbico con una n oble francesa además de haber protagonizado varios affaires con varones.

Errol Flynn, quien hacía roles de machazo en las cintas de Hollywood, tuvo un gran romance con T yrone Power (el papá de Romina, la cantante que se agita como gigantona al bailar con su enano esposo Al Bano) y luego se vio involucrado en escándalos con chiquillas prepubescentes por andar de moclín.

La germana Marlene Dietrich (quien se atrevió a negarle sus favores a H itler), la sueca Greta Gar bo, el "rebelde sin causa" James Dean (quien con fesó haber practicado la prostitución cuando era anónimo y pobre), el actor inglés Lawrence Olivier, el galán hollywoodense Cary Grant, el cantante de rock David Bowie, el controversial cantante de Nirvana Kurt Cobain (quien acabó volándose los sesos con un tiro), la cantante de protesta Joan Baez, el rockero inglés Mick Jagger (quien estuvo casado con la nica Blanca Pérez Macías), la cantante italoamericana Madonna, la actriz Tallullah Bankhead, el actor Marlon Brando, la "Divina" Sarah Bernhardt, el cineasta George Cukor (quien produjo obras maestras como My Fair Lady), el cineasta y promo tor cultural francés Jean Cocteau, y la actriz francesa María Schneider (a quien vimos en El Ultimo Tango en París al lado de un viejo pero aún sabroso Marlon Brando) han practicado el bisexualismo.





3 comentarios:

Penedictor dijo...

Yo nunca he tenido relaciones homosexuales, pero es algo que dependiendo del momento, lugar y un largo etc. no descarto, quizá hasta me guste y pueda decir que soy bisexual, pero por ahora no puedo opinar de nada.

Solo que si que estoy de acuerdo en que es una evolución sexual, un estar seguro de si mismo, y algo que no hay que descartar sin motivo.

Enana boicoteadora maldita dijo...

al fin un blog como me gustaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

Ma'am dijo...

que bueno! =)