lunes, 8 de septiembre de 2008

El sexo durante el embarazo




Vamos a hablar de mi querida Ursula, no es su nombre en realidad pero le cuadra, toda ataviada de vinilo, bota taco aguja, un látigo en una mano y un helado en la otra, con su bebé a cuestas en el quinto mes de gestación.

Desde que Ursula supo que estaba embarazada come mucho más, se enoja mucho más, llora mucho más y coge mucho menos.
Se trata de una chica super dulce, istriónica, graciosa, aglitterada y tierna, con un costado más oscuro, de caprichosa y retadora; costado que se hizo mucho más notorio desde que la baby dio a conocer su existencia.

Ursula principalmente perdió el deseo por su hombre, al sentir los fuertes dolores en sus pechos, y en su cintura (duele bastante mientras las caderas se ensanchan), la libido la abandonó casi por completo. Y a su pobre hombre le resulta tan difícil respetar su situación, porque ella está hermosa, tetona, culona y turgente...




Muchas mujeres no se muestran muy interesadas en tener relaciones cuando están embarazadas. El agotamiento, los cambios hormonales, la sensibilidad en los pechos y la vergüenza por estar perdiendo la cintura pueden refrenar el impulso sexual de la mujer embarazada. Consuélese pensando que la mayoría de las parejas reanuda su vida sexual activa durante el primer año de vida de su bebé.

Por otro lado, muchas mujeres encuentran que el embarazo las hace desear relaciones sexuales con mayor frecuencia que antes. Este impulso sexual está causado por los cambios hormonales. A algunas mujeres, su nueva voluptuosidad las hace sentirse más atractivas físicamente que nunca. Nacer Sano


El ginecólogo Tan Peng Chiang, de la Universidad de Malasia, llegó a la conclusión de que mantener relaciones sexuales, sobre todo durante el último mes de embarazo, permite a la futura mamá tener un parto más fácil y espontáneo, pues, entre otras cosas, estimula y ejercita los músculos uterinos.

El trabajo de Chiang, fruto del seguimiento durante tres años de la actividad lúbrica de 200 mujeres casadas, también sostiene que las relaciones sexuales por parte de la mujer durante el estado de gestación “no causan rotura de las membranas ni parto prematuro” y tampoco son perjudiciales para el niño, ya que no hay mejor amortiguador que el líquido amniótico.

Otro exótico especialista, el ginecólogo y obstreta brasileño José Bento, no sólo confirma las tesis de su colega, sino que va aún más allá, asegurando que las embarazadas que gozan de gran actividad sexual tienen bebés más tranquilos y felices: “Después de que la madre tiene un orgasmo, se produce una inmensa liberación de endorfinas, que llegan por el cordón umbilical hasta el feto, dándole sensación de placer”, afirma el doctor.ADN


Algunos consejos para las futuras mamis, a tener en cuenta en las relaciones sexuales:


A pesar del proceso sicológico y físico por el que atraviesa la futura madre, el coito está contraindicado solamente si se presentan sangrados o molestias y si el ginecólogo determina que es un embarazo de alto riesgo.

El sexo brusco puede generar molestias como coitalgias (dolor en la vagina), porque el útero y el vientre tienen mayor tamaño de lo normal. Para evitarlas, es importante la comunicación de la pareja. Así, ambos se ponen de acuerdo con el ritmo y la fuerza de la relación íntima.

Las relaciones anales, en este caso, no son adecuadas, según lo plantean los especialistas, porque se necesita experiencia anterior para hacerlo y hay que controlar el nivel de higiene para prevenir infecciones, más que todo en esta época, porque la embarazada está propensa a padecerlas.



Pueden recurrir a este Kamasutra, especialmente diseñado para el disfrute y cuidado de las mujeres embarazadas.

1 comentario:

Cecilia dijo...

Muy didactico chicas ,jajaja dentro de unos meses lo voy a tener que poner en practica (cuando la panza crezca) besos